¿Eres sabio e inteligente según la Biblia? o ¿sigues a la masa?

Estudio Biblico de Sedientos.Org: Sabiduria e inteligencia de Dios.

DEFINICIÓN DE SABIDURIA E INTELIGENCIA

La Biblia nos dice que el cristiano debe ser inteligente y también sabio. Sin embargo, la inteligencia y sabiduría a la que se refiere la Biblia no es la misma que la que piensa o define el mundo. Por ejemplo, en el día a día el estudiante que saca las mejores notas de una clase es considerado como el más inteligente, y los intelectuales que son invitados a ciertos programas de televisión para opinar sobre un tema son considerados sabios. Para Dios, el tema es muy diferente. Veamos cómo la Palabra define a la sabiduría y la inteligencia:

“Y dijo al hombre: He aquí que el temor del Señor es la sabiduría, Y el apartarse del mal, la inteligencia.” Job 28:28

“El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; Su loor permanece para siempre.” Salmos 111:10

“El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.” Proverbios 1:7

“El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.”   Proverbios 9:10

A modo de conclusión después de leer estos cuatro versículos queda claro que el significado de ambas palabras son:

SABIDURÍA: Temor de Dios.

INTELIGENCIA: Conocimiento del Altísimo y apartarse del mal.

El Señor nos manda en su Palabra que aprendamos sus mandamientos y preceptos y los pongamos por obra para que seamos personas inteligentes y sabias. Leamos con detenimiento los siguientes versículos:

“Guardadlos, pues, y ponedlos por obra; porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es esta.” Deuteronomio 4:6

“En los ancianos está la ciencia, Y en la larga edad la inteligencia. Con Dios está la sabiduría y el poder; Suyo es el consejo y la inteligencia.” Job 12:12-13

“De tus mandamientos he adquirido inteligencia; Por tanto, he aborrecido todo camino de mentira.” Salmos 119:104

“Porque Jehová da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.” Proverbios 2:3-6

“Mejor es adquirir sabiduría que oro preciado; Y adquirir inteligencia vale más que la plata.” Proverbios 16:16

SABIOS DEL MUNDO

La Palabra de Dios es muy clara en indicarnos como la “sabiduría e inteligencia de este mundo” de nada sirve si no tenemos “sabiduría e inteligencia de Dios”. También nos dice como los “sabios de este mundo” no son nada ante Dios. Sobre este tema, la Biblia nos deja estos versículos para hacernos reflexionar:

“Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos.” 1 Corintios 3:19 -20

“Profesando ser sabios, se hicieron necios,” Romanos 1:22

“Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos.” 1 Corintios 1:19

La Palabra nos enseña como para ser próspero tenemos que ser “sabios e inteligentes según Dios”, y no “sabios e inteligentes según el mundo”. Leer [Deuteronomio 28]

¿QUIERE EL MUNDO QUE SEAMOS SABIOS?

Sin lugar a dudas, el mundo no busca que seamos sabios e inteligentes según Dios. De hecho, busca siempre diferentes doctrinas que se desvían de la verdad o que tratan de excusar la existencia de Dios y la realidad de la Palabra. La Biblia advierte:

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas,” Colosenses 2:8

Por ello, debemos ser muy cuidadosos sobre lo que vemos, escuchamos y nos dejemos influenciar. Siempre que escudriño la Palabra sobre este tema se me viene a la mente lo acontecido en el desierto con los israelitas. Moises fue a orar al monte Sinaí y cuando vieron que tardaba en venir los israelitas se hicieron un becerro de oro. [Leer Éxodo 32 El becerro de oro]

¿Cómo fue posible que adoraren a otro Dios? ¿Por qué el mismo Aarón se ofreció a seguir los deseos de la masa y él mismo hizo el becerro de oro?¿quiénes influenciaron en el pueblo para no ser sabios (no tener temor de Dios)?

La respuesta a estas preguntas las tenemos en el siguiente versículo:

“También subió con ellos grande multitud de toda clase de gentes, y ovejas, y muchísimo ganado.” Éxodo 12:38

Efectivamente, salieron de Egipto no solo israelitas sino todo toda clase de gentes de diferentes creencias y prácticas. Esas personas y aquellos israelitas no afirmados en Dios, influenciaron en la multitud para no ser sabios (no tener temor de Dios) y pecar contra Dios.

Por eso, en el Nuevo testamento la Palabra nos señala sobre la predicción de la apostasía:

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;” 1 Timoteo 4:1 y “Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad;” 1 Timoteo 4:7

CONCLUSIÓN

He tenido oportunidad de trabajar durante más de 15 años en el ámbito universitario. Y en todas las universidades que trabajé siempre he encontrado algo que me llamaba mucho la atención: los profesores universitarios son intelectuales y personas especialistas en diversas materias que han estudiado mucho durante gran cantidad de años, pero sin embargo, el éxito o prosperidad en la mayoría de ellos es muy bajo y limitado.

He conocido a profesores que habían hechos doctorados en las mejores universidades de Estados Unidos o Europa, y alguno de ellos habían tenido presencia en los medios de comunicación como líderes de opinión (sabios en su materia), pero no eran bendecidos por Dios. También he visto varios casos de académicos que han llegado a edad avanzada y no podían retirarse porque no habían sido prósperos; esto sin lugar a dudas  es algo muy triste (tantos años de vida, tanta sabiduría del mundo y terminar en la pobreza).

A modo de conclusión es importante prepararse y ser personas competentes, pero de nada sirve tener una profesión, oficio, y ser todo lo “sabio e inteligente del mundo” si no tenemos el temor de Dios y el conocimiento del Altísimo. Si a medida que escalamos en nuestra vida profesional y en sabiduría del mundo, nos dejamos llevar por la masa que no busca a Dios, al final no veremos la bendición de Dios (y menos aun la tierra prometida).

Por favor, difunde este estudio a través de Facebook, twitter y otras redes para que la Palabra de Dios llegue a muchas personas.